Dentadura completa: ¿cómo tener el mejor postoperatorio?

Si usted acaba de realizarse una protesis dental removible, en especial cuando se trata de una dentadura completa, necesitará un par de semanas para acostumbrarse a vivir con ella y dejar de sentirse incómodo. A continuación le damos una serie de consejos que le ayudaran a superar este período de tiempo de la mejor manera:

1. Si la dentadura le molesta o resulta dolorosa durante más de tres días pásese por el dentista para que le haga un pequeño retoque.

2. No se preocupe si siente un exceso de saliva. Con el tiempo irá a menos y desaparecerá.

3. Si no se le acaba de aguantar puede usar un poco de las pastas adhesivas que venden en las farmacias y que evitarán también que pasen incómodas particulas alimenticias a través de ella.

4. Practique una buena higiene dental. Cepille las encías, el paladar y la lengua antes de ponérsela con un sepillo de cerdas suaves para eliminar la placa bacteriana y estimular la circulación de los tejidos.

5. Quítesela por la noche para mantener el tejido bucal en buen estado. Límpiela con un cepillo suave, agua y jabón o pasta de dientes o use un limpiador para dentaduras recomendado por su dentista. Guárdela después en una recipiente adecuado con agua fría hasta la mañana siguiente.

6. Lea en voz alta durante diez minutos todos los días para practicar como hablar con su nueva dentadura completa.

7. Si experimenta naúseas al colocársela no se preocupe pues es un reflejo natural del cuerpo al introducir un objeto extraño en la boca. Cuánto más relajado esté, menores serán estas molestias pero si persisten en el tiempo consulte a su dentista, pues podrían estar provocadas porque la dentadura toque demasiado a la parte de detrás de su boca y en ese caso, necesitar un reajuste.

8. Consuma alimentos blandos durante la primera semana y parta en trozos pequeñitos alimentos fibrosos como carne o ciertas frutas.

9. No coloque nunca la dentadura en agua caliente, pues podría deformarse.

10. Acuda periódicamente a las revisiones que su dentista le recomiende o si experimenta los siguientes síntomas:

Dolor o molestias injustificados.
Si deja de encajar bien.
Si tiene una llaga en la boca que no se cura en dos semanas.
Si hace chasquidos.
Si tiene dificultades para comer o hablar repentinamente.

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *